Menstruario: Recetas de bienestar menstrual

 

Sangro.
Mi vulva se abre en su esplendor misterioso, y sangro.
Sangro rojo, el color de la vida, el color de lo interminable.
Mi sangre me recuerda que habito esta Tierra, que soy parte del ciclo, que todo está conectado.
Desde lo profundo de mi útero, sangro.
Y si me aquieto, logro escuchar el tambor.
Me llama desde el infinito de los tiempos, invoca mi lado salvaje.
Me sumerge hondo en la cueva de mi alma,
Me recuerda que, como yo, muchas han sangrado y sangrarán.
Suena. Suena. Suena.
El tambor me habla de los ritos femeninos, del Tiempo Sagrado Femenino, de los Misterios del Ser Mujer.
Y sangro.
Si lo permito, la sangre baja por mis piernas. Siempre buscando,
siempre queriendo llegar a la Tierra.
Mi sangre tiene sed de Tierra.
Se desliza como serpiente buscando fundirse en ella.
Me deja trazas adornando mis piernas que me recuerdan:
Soy mujer.
El universo conecta el cielo y la tierra a través de mi cuerpo.
Mi útero es el caldero oscuro que sostiene el cosmos.
Y en celebración de la perfección de la creación,
Sangro.
Y me sumerjo en el placer de menstruar.

PRIMAVERA

Fase Preovulatoria.

¡Esta fase es maravillosa para planear! Nuestra mente opera desde la lógica y lo racional (después de haber estado sumergidas en la mente-intuitiva de la menstruación), por lo cual nuestros pensamientos son claros y precisos. ¡Aprovecha estos momentos para planear tu mes, y organizar tus ideas y pensamientos! Es el momento de sembrar ideas-semillas.

Ponte objetivos, establece metas, piensa en Artemisa con su arco y flecha, apuntando hacia su objetivo… Aprovecha esas energías que te permiten estar muy enfocada, ¡sé Mujer-Flecha y ve tras lo que quieres!

En la fase preovulatoria, nuestra energía está creciendo aceleradamente, ¡aprovecha estos días para mover tu cuerpo! Si te cuesta hacer ejercicio, inicia una nueva disciplina en estos días. Sal a correr, danza, haz yoga o lo que más te guste, pero mueve tu cuerpo y verás que te llenas de alegría.

¡Juega! ¡Diviértete! No te tomes muy en serio, conecta con tu niña interior. Este es un excelente momento para la aventura. Estamos mucho más dispuestas a explorar y aventurar sin frenarnos a causa de nuestros miedos. Haz aquello que siempre quisiste hacer y no te has atrevido… ¡aviéntate a la aventura de la vida!

En la medida que sea posible, ponte a ti primero que nadie. Este es tu espacio del mes para pensar en ti antes que los demás. No sientas que eso es egoísmo, recuerda que para poder ayudar a otros, tú tienes que estar bien. Entonces, nútrete de todo lo que te gusta, enfócate en ti y en tus necesidades, ya habrá tiempo más adelante en el ciclo para llenar de amor y bendiciones a tus seres queridos.

Siéntate cómodamente y respira profundo. Conecta con tus ovarios. Siente su energía expansiva y disfrútala. Están en un momento importantísimo del mes, transitando un proceso hermosísimo que vive nuestro cuerpo y que nos muestra nuestra capacidad ilimitada de ser Mujeres Creativas y Abundantes. Conecta con esa energía. Agradece…

¡Siéntete salvaje y baila un poco más! La mujer preovulatoria que eres te lo agradecerá.

VERANO

Fase Ovulatoria.

Ábrete al placer y a la sensualidad. Disfruta de todos tus sentidos, sumérgete en el placer de los sabores, aromas, texturas, de la vista. Disfruta tu cuerpo y la manera en que lo mueves al caminar. Disfruta tus caderas, la energía de plenitud que cargas en tu vientre.

Este es el momento del mes para compartir con otros. Conversa, ríete, visita amigos, habla con tu mamá, baila con tu hermana, romancea con tu pareja, juega con tus hijos, conoce nuevas personas, escucha sus historias, sé empática… ¡tus habilidades sociales están al máximo!

Ayuda a otros, esto te traerá mucho placer y alegría. Si hay una causa en la que creas profundamente, es el momento de involucrarte en ella. Revive esa parte de ti que es la mujer idealista, que quiere cambiar al mundo, que quiere entregar amor a todos los seres y crear un planeta donde reine la paz, la justicia, el amor y todos los seres reciban lo que necesitan… ¡involúcrate!

Sal a la naturaleza, mira las flores, las hierbitas, siente el sol o la lluvia. Pon tus pies descalzos sobre la madre tierra: ¡es uno de los momentos del mes en que más estás conectada con ella! Si puedes, deja que el sol acaricie tu cuerpo desnudo. Toca un tambor o instrumento de percusión, encuentra tu ritmo, ese que brota de tu corazón y que te recuerda el pulso de la Madre Tierra.

¡Disfruta de lo hermosa que te ves! Cuando estamos en la fase ovulatoria, las mujeres nos llenamos de luz y brillo, nuestro rostro está radiante, nuestro cuerpo redondo y sensual. Acepta lo hermosa que eres, deja de criticar tu cuerpo y querer cambiar cada minúscula parte… ¡eres perfecta, eres la Diosa!

Pon atención a tus sueños y desata tu creatividad. Dibuja, pinta, teje, danza, canta, cocina, escribe, cuida tu jardín, decora, explora tu energía creativa y acéptate como Mujer Creativa y llena de semillas de Vida.

Tan delicioso como es el verano, y disfrutar de esa sensación de fluir y dejar ir, de dejar que las cosas sean como tienen que ser, de acostarse en la playa y simplemente abrirse al disfrute y abrir los poros a la vida, ¡así es ovular! No desaproveches esta invitación mensual al placer y al abrirse a entregar Amor a todos los seres.

OTOÑO

Fase Premenstrual.

Empieza por tenerte paciencia. Entre más pasan los días y más te acercas a tu fase menstrual, tu mente va entrando a trabajar desde la intuición y los sueños y no desde la lógica. Es normal sentir que te cuesta hacer ciertas cosas. En vez de enojarte por no poder hacerlas, a medida de lo posible, déjalas para más adelante y ahora disfruta de tu capacidad natural para intuir, percibir, sentir, visualizar, soñar y crear.

Alimentarte bien es de suma importancia. Te recomiendo comer muchas legumbres (frijoles, garbanzos, lentejas…), apoyan maravillosamente nuestro ciclo menstrual y nos ayudan a mantener los niveles adecuados de hierro. (Es muy común que las mujeres presentemos problemas de deficiencia de hierro). Evita alimentos grasosos, azúcares refinados, harinas blancas, lácteos, alcohol y café.

Haz algo con tu energía creativa. Es la mejor manera de desfogar ese estrés acumulado y que te lleva a explotar. Haz algo por el placer de hacerlo y no esperando que te quede maravilloso… pinta, teje, baila, borda, mueve tus energías… Verás como el estrés se disipa.

Escúchate. Escucha la verdad que se encuentra detrás de tus palabras. En esta fase podemos decir cosas hirientes. Si no tenemos cuidado tendemos a expresarnos desde una crítica muy destructiva. Pero detrás de esa crítica se esconde una verdad: algo que no nos gusta, algo que queremos cambiar, algo que ya no podemos aceptar en nuestra vida. En realidad no se trata de los otros, sino de nosotras mismas. Detrás de un “Ya estoy harta de ver lo sucio que tienes tu cuarto!” lanzado a alguien más, se encuentra quizá un “He hecho mucho por ti y he olvidado entregarme tiempo para mí.” Ese grito casi siempre es, en realidad, para ti misma. La locura premenstrual casi siempre se reduce a falta de tiempo para nosotras, de hacer lo que realmente nuestro corazón quiere, de darnos espacio a nosotras mismas y de amarnos mucho, mucho. Escúchate. Encuentra la semilla de verdad detrás de las explosiones críticas hacia tu vida o la de los demás. Y entonces decide hacer cambios.

Cuidado. Nuestra mente es altamente creativa en estos días, pero tendemos a malgastarlo en crearnos historias en nuestra cabeza. Con la menor situación que surja, imaginamos que sucede lo peor: Un “me miró feo” —> me va a despedir. Tejemos películas increíbles en nuestra cabeza… ¿y si mejor intentamos usar este talento creativo de manera constructiva?

Practica el autocuidado, la suavidad contigo misma, la simplicidad y el descanso, descanso, descanso…

No le temas a la mujer premenstrual que eres. ¡Es muy poderosa! Altamente creativa e imponente. No le temas a su locura, ella nos da la fuerza para poner límites, decir “¡basta!”, hacer los cambios que son necesarios en nuestra vida y que hemos ido aplazando. Ella pone un espejo frente a ti y te obliga a mirarte profundamente, a enfrentarte a ti misma. Ella se olvida de las reglas sociales, te conecta con tu naturaleza salvaje femenina, pisotea el patriarcado, y aunque su manera de presentarte en tu vida es desafiante, solo quiere lo mejor para ti. Cuando la escuchas, y haces cambios en tu vida, la mujer premenstrual que eres se vuelve una maravillosa compañía.

Todas sabemos cuánto es criticada la mujer premenstrual. Pero si lo pensamos bien, podemos entender que esa crítica viene desde el miedo ante semejante poder, ante una mujer con la furia necesaria para crear el mundo que quiere crear. ¡Nuestra fase premenstrual nos permite cambiar el mundo!

INVIERNO

Fase menstrual.

¡Descansa! Baja el ritmo. Regálate un minuto. Respira profundamente. Reduce la cantidad de cosas que harás hoy al mínimo necesario. Permítete SER.

Escúchate. Apaga la tv, enciende tu corazón. Recuéstate y escucha tu corazón. Sueña, deja que tu mente vuele para mostrarte nuevos mundos. Deja que tu mente vasta siembre en tu útero creativo nuevas ideas-semillas.

Evita el café, el cigarro, el té, las bebidas con cafeína. Toma mucha agua, e infusiones de hierbas. ¿Algunas hierbas para los días de luna? Manzanilla, orégano, melisa, ortiga, salvia, diente de león, milenrama…

Aprende a pedir ayuda. Las mujeres somos maravillosas, pero no somos superhéroes. También necesitamos ayuda y tenemos que aprender a pedirla sin sentir que estamos fallando como mamás/pareja/profesionista, etc.

Se amable contigo misma. Entrégate paciencia. Recuerda que estás operando desde la mente intuitiva y no la mente racional, ¡y esto está bien! La mente intuitiva también es maravillosa, aunque la sociedad no le haya dado mucho espacio. Aprende a descubrir sus tesoros en vez de enojarte porque no sientes que tu mente trabaja “como de costumbre”.

Los masajes abdominales hacen maravillas para sanar dolores menstruales y sabes que otra cosa es estupenda, ¡los orgasmos!

Regálate belleza. Mira la naturaleza. Escucha música que te haga vibrar. Mira fotos lindas, obras de arte. Observa las nubes, la luna, las flores, y si estás atrapada en una oficina, pon una flor cerca de ti, que te recuerde tu naturaleza salvaje y hermosa, y tu conexión con la Madre Tierra.

¡Y siempre recuerda Menstruar Con Orgullo! Nuestra sangre no es basura, no huele mal, no es un desecho, es pura vida pura y vibrante!

El arte de menstruar es el arte de viajar…

Es el arte de saber caminar hacia adentro, despacito, a tu ritmo, sin prisas ni tiempos.

De ser Mujer-Caracol.

El arte de menstruar es el arte del vacío…

De la quietud, del ojo interior, de la nieve que nos lleva adentro del hogar.

De ser Mujer-Búho.

El arte de menstruar es el arte de fluir…

El arte del viento, de los ríos, de saltar al precipicio, de honrar lo que el Universo propone.

Es el arte de ser Mujer-Pez.

El arte de menstruar es el arte de hacer magia…

Del caldero borboteante, del fuego multicolor,

De volar en tu oscuridad y de reconocerte eterna…

De ser Mujer-Dragón.

Elena Sofía Zambrano
Jardín en la Luna. Bienestar menstrual y fertilidad natural
http://www.jardinenlaluna.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s