Menstruar en Verano

Y aquí estamos las dos

La Madre de Luz y la Madre Oscura

Con su aroma a tierra húmeda

y mi aroma a hierro vivo.

Dando vueltas en esta espiral

Que danzamos las mujeres

Desde milenios.

Y la Madre Brillante me mira

Desde sus árboles plenos de verde

Abrazando el cielo con sus ramas

Solo por el placer de hacerlo.

Y la miro de vuelta

Desde mi cueva menstruante

Desde mi cuerpo que duerme

y se transforma en mi caldero.

Y aquí estamos las dos

Tan distintas y tan la misma.

Ella, preñada y radiante en sus rosas

Con sus mañanas doradas

y en su opulenta abundancia.

Yo, vestida de la Dama Negra

La que cruza los umbrales

La que te da la mano al morir

y al nacer

Porque vive entre los mundos.

Con sus cabellos plateados

me envuelve

en su abrazo invernal.

Y duermo, y sueño

Y me entrego a este ritmo

de tambores suaves

de memorias

de oscuridad.

Del misterioso rito femenino

De la marea de mi mar.

Y aquí estamos las dos,

Danzando.

– Elena Sofía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s